¿Tú qué intuyes?

¡Ya no quiero ir a la escuela!

Escuchar eso de un hijo es lo menos esperado, sientes una cubetada de agua fría. Más si eres docente y crees en lo que estás haciendo, como es mi caso.
Tomas aire y le preguntas a tu hijo el motivo, él te responde que muchas de las cosas que le enseñan en la escuela no son verdad, que hay muchas materias que no le motivan, que los maestros imponen procedimientos, que lo ven en función de una calificación, que muchos contenidos no le sirven y que él tiene otros intereses.
El primer pensamiento que me viene, es que seguramente está pasando por una edad compleja (adolescencia) y que, bueno, a todos en algún momento nos pasó por la cabeza preferir hacer cualquier otra cosa que ir a la escuela.
Ahora que si lo piensas bien, sus motivos son válidos, son reales. Yo misma lo he cuestionado.
Pero independientemente de ello, una madre tiene que obligar a su hijo a ir a la escuela, o no?

¿Tú qué intuyes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *